lunes, diciembre 12, 2011

The Final Countdown

Eu-Al final seguí tu consejo y descubrí que no siempre tenés razón.
Top cat-  ¿Qué consejo? más vale que no tengo razón en general, sino todos sería mucho mejor
Eu- Pasé por la cena de fin de año de la fábrica, el 5to infierno del dante un Burguer King al lado de eso
Top cat-  Más vale, no era para divertirte
Eu- O sea...el lugar era un horrible tendor libre con cena show en Ramos Mejía
Top cat- Juaaa!!!
Eu- El buffet froid parecía salido de 1975, te juro pensé que lo iban a servir Olmedo y Porcel. Eran, basicamente, piononos cubiertos de mayonesa y decorados con aceitunas y morrón. Muy Petrona C. de Gandulfo
Eu-  El asado incomible, la carta de vinos tenía 4 opciones para los tintos (de los cuales 3 eran veneno) y 5 para los blancos (todos con burbujas y saborizados)
Top cat-...
Eu- Lo más difícil fue explicarle al mozo que si bien los tintos se sirven a temperatura ambiente esta debería estar por encima de los 18º. Fue como intentar que un neanderthal arme un cubo rubik.
Top cat- Deberías haber tratado eso como un experimento sociológico.
Eu- Es lo que hice. Me dije ¿Cuánto puedo soportar?
Top cat- ¿y?
Eu- Hasta que un tipo se puso a cantar covers de Arjona con pistas. Puedo soportar el mal gusto, pero esto ya era tortura psicológica y creo que estoy protegido por la convención de Ginebra.

7 comentarios:

elpibedesistemas dijo...

Quién es tu empleador, Belcebú?

Florencia Rossi dijo...

Era idea de Top Cat que vayas a esa cena??? Dios!!!

Un Poco Rara dijo...

Trabajás en un negocio de Once?
Qué pesadilla!!

Top Cat dijo...

Contado así no parece, pero créanme que tuve razón.

Chulian dijo...

Peor era si la fiesta la animaba este muchacho:

http://www.youtube.com/watch?v=r8ExTiHL5nI

marin dijo...

apuesto a que las frituras estaban deliciosas...
mucha sal, cerveza, agarro el micrófono y les enseño lo que es el rocanrool nene!

Hans dijo...

epds: ¿Lo peor de todo? ¡Yo soy!
Flo: ¿Viste?
UPR: Jajajajajaja
Top Cat: Claro que no.
Juli: Jua!
Marin: Se les había roto la freidora. Lo único que podría haber salvado la noche.